Joven secuestrada y abusada en Paraná: “Era entregada a personas mayores”

Una joven de 20 años fue secuestrada el pasado martes 6 de julio cuando se dirigía a la casa de una amiga. La llevaron a la fuerza a una vivienda a pocas cuadras de comisaria Novena, en barrio Anacleto Medina Norte. Estuvo encerrada durante casi una semana. La golpearon, abusaron sexualmente y hasta quemaron parte del cuerpo.

La joven fue hospitalizada por las heridas sufridas en todas partes del cuerpo y le están realizando diversos estudios. La madre de la chica, quien pidió reservar su identidad, brindó a Elonce TV, detalles de estado en que se encuentra su hija.“Fue abusada, tiene hematomas en sus partes íntimas y golpes en la cabeza”, informó la mamá. La joven, “va y viene del hospital continuamente, está en mi casa, pero le están realizando diversos estudios”.

“Cuando me enteré que la había sacado de esa casa, me sentí muy mal. Estaba desesperada por verla y la fiscal me dijo que ella estaba muy dolorida y golpeada”, señaló.

Abusada y prostituida

La mujer, contó que su hija logró contarle algunos detalles de lo que padeció. “Recuerda varias cosas de los días que estuvo secuestrada y como se la llevaron. Según lo que me contó, la entregaban a personas mayores, mi hija fue prostituida. La usaban hacer plata, la querían para el negocio de trata de personas y ella se resistía”.

“No lo voy a negar que mi hija se drogaba, pero pido justicia porque ella no se merecía que le hagan algo así”, dijo, y agregó que “pido que encuentren a los responsables que quedan sueltos, porque andan merodeando por mi zona”, denunció.

Según lo expresado por la madre, la joven “no era drogadicta, solo consumía cuando tenía plata. Esto que le pasó no tiene nada que ver con ese tema”, apuntó.

Llamado anónimo

El lunes 12 de julio, una vecina escuchó pedidos de auxilio desde la vivienda donde estaba secuestrada la joven, fue por ello, que dio aviso a la policía quienes rescataron a la joven. “Agradezco ese llamado, porque si no, hoy estaría velando a mi hija”.

Al finalizar, la mujer dijo que “nunca hice una denuncia porque yo creía que mi hija estaba en buenas manos, porque tenía comunicación con ella. Pido justicia, porque lo que hicieron no tiene perdón de Dios”.

Fuente: Elonce.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.